De mal en peor

10/09/17


Foto DM

Desde que el Racing quedó en la cuneta de la Copa en Leioa, por los Campos de Sport no ha habido más que nubarrones. Firmamento negro y lluvias intensas. Porque la derrota frente al Mirandés no hizo más que acrecentar las dudas. La predicción de la Agencia Estatal de Meteorología prevé tiempo desapacible para la zona de El Sardinero durante unos días más. El equipo cántabro, antes del partido, buscó consejo en uno de su mitos. Línea directa con el cielo. Ofrenda floral en la estatua de Manolo Preciado, previa al choque. No fue suficiente. El que fuera técnico y jugador racinguista estará empujando, animando, desde ahí arriba. Seguro. Junto a Nando. Pero si desde el césped no ayudan, milagros, los justos. Así pues, la Aemet tenía razón: nubarrones negros, lluvia e incluso alguna tormenta en los próximos días por la zona de El Sardinero. Borrasca.

3 Sporting B: Dani Martín, Adri Montoro, Carlos Cordero, Cristian Salvador, Víctor Ruiz, Mateo Arellano, Isma Cerro (Traver, min. 71), Pedro (Pablo Fernández, min. 60), Claudio Medina, Nacho Méndez yCayarga (Berto González, min. 80).
 
1 Racing: Iván Crespo, Córcoles (Javi Cobo, min. 76), Julen Castañeda, Regalón, Gonzalo, Óscar Fernández (César Díaz, min. , Héber, Quique Rivero, Borja Granero, Dani Aquino y Juanjo.
El detalle: La plantilla racinguista realizó una ofrenda floral en la estatua del exjugador y extécnico racinguista Manolo Preciado, en los aledaños de El Molinón, antes del partido.
Goles: -0, min. 49: Isma Cerro. 1-1, min. 52: Óscar Fernández. 2-1, min. 66: Cristian Salvador. 3-1, min. 90:Berto González.
Árbitro:  Iglesias Villanueva (Comité Gallego). Amonestó a los locales Cayarga, Isma Cerro, Pedro y Adri Montoro y al visitante Gonzalo.
Incidencias: Estadio de El Molinón.Césped en buen estado, en tarde nublada, con ratos de lluvia. 

Ángel Viadero sigue tratando de encajar piezas en un puzle que parece aún muy lejos de lo que debería ser su Racing si quiere aspirar al ascenso. Años luz. El técnico de Canalejas ayer ensambló el engranaje de Juanjo en su maquinaria. El de Ontaneda debutó como titular esta temporada, como acompañante de Dani Aquino. Una pareja que debe funcionar, por el bien del equipo cántabro. Pero, de momento, la dupla no dio nota positiva alguna en su estreno.

Por lo demás, la alineación fue la misma que ante el Mirandés. Incluso Óscar Fernández se mantuvo en el once titular, por delante de un César Díaz ya recuperado. El de Piélagos se había ganado un voto de confianza en los dos últimos partidos. 

El Racing aguantó el arreón inicial de un Sporting B que generó varias superioridades numéricas por las bandas, aunque sin llevar peligro a la meta de Iván Crespo. El equipo cántabro fue ajustando su esquema, hasta que por fin se sintió cómodo para pisar campo contrario con cierta inquietud para el meta rival. La primera parte, discreta, fue el paraíso en comparación con lo desastroso de la segunda.

Viadero retiró de nuevo a Óscar Fernández, de lo poco salvable de la quema general del equipo Los cambios

El portero rojiblanco, Dani Martín, se manchó los guantes con dos tiros lejanos de Juanjo y Borja Granero y un intento de Aquino que desvió un defensa. Además, en una contra, Héber cayó dentro del área y pidió penalti. El colegiado no señaló nada. Los árbitros ya no se creen al gallego. 

Los nubarrones hicieron amago de abrir un claro y dejaron paso sobre el césped para Dani Aquino, que estuvo a punto de iluminar el camino racinguista. El murciano agarró la pelota, clavó la mirada en la portería y vio el hueco. Sólo le falló la rosca. El tiro lo escupió el poste. En la jugada posterior, el ‘Torito’ remató de forma acrobática una pelota colgada por Borja Granero, pero el golpeo le salió centrado, perfecto para Dani Martín. A esas alturas, el Racing ya era dominador, y el Sporting B apenas se acercaba por el área racinguista. Y aunque lo intentó hasta Córcoles, con un duro disparo que no encontró portería, el marcador no se había movido al término de los primeros 45 minutos.  

El Racing fue una caricatura en defensa y permitió al Sporting B hacer daño con poco Flaqueza defensiva

Al Racing se le iba a caer el cielo sobre la cabeza nada más salir del vestuario. Error garrafal. Un centro desde la izquierda no lo despeja Paco Regalón en el primer poste, Iván Crespo no reacciona y a Julen Castañeda le roban la cartera en el segundo palo. El exracinguista Isma Cerro marcó a placer. Sólo poner la cabeza. Por desgracia, no iba a ser más que un aperitivo de lo que vendría después.

La apuesta de Viadero por confiar en Óscar Fernández tuvo un premio pasajero. El chaval, agradecido, lo pagó arreglando el estropicio y dejando la situación como estaba en el descanso. El de Piélagos recibió en la frontal y, a la media vuelta, sacó un latigazo para batir a Dani Martín. Como ante el Gernika. Especialista en reparaciones y desatascos. 

El choque ganó en intensidad. En brillantez, nada de nada. Y empezó un intercambio de golpes del que el Racing iba a salir muy mal parado. Un balón franco llegó al corazón del área. El duro disparo de Mateo Arellano lo repelió Iván Crespo con una fantástica parada. El meta de Viveda tuvo que intervenir poco después en una internada de Pablo Fernández para enviar la pelota a córner.

El cántaro, al final, se iba romper. El Sporting B desarboló la banda izquierda racinguista, que gestionó la jugada con torpeza. Cristian Salvador, un central, hizo lo que quiso dentro del área. Orientó el cuerpo y mandó la pelota al palo largo de la meta de Iván Crespo. La sentencia, porque el Racing, a partir de ahí, iba a ser incapaz de solucionar el triste escenario en el que se había metido solito. 

Ángel Viadero buscó soluciones que no fueron bien acogidas por la afición cántabra, ya que el técnico retiró del terreno de juego al futbolista que un rato antes había devuelto a la vida al Racing. César Díaz sustituyó a Óscar Fernández, mientras que el flanco zurdo, Álex García entró por Héber. Silbidos. Sin éxito.

Sin capacidad de reacción

Es una evidencia que Juanjo necesita meter un gol para ganar confianza. Ayer no iba a ser su tarde –tampoco la de ninguno de sus compañeros–. El de Ontaneda tuvo una buena ocasión que no aprovechó. Un centro al segundo palo lo mandó fuera, de cabeza, cuando lo tenía todo a su favor. 

El Sporting B pudo hacer aún más daño a un Racing impotente. Inoperante. Las jugadas en ataque del equipo asturiano, por momentos, se convirtieron en rondos. A los de verde les tocaba perseguir y rezar para no recibir otro tanto. Ayer, como todo en el bando racinguista, nada tuvo efecto. Ni las oraciones. Un tiro de Traver desde la frontal lo despejó Iván Crespo. Pablo Fernández, tras el rechace, la mandó demasiado alta. Mientras tanto, los ataques racinguistas morían en intentos inútiles y sin fe. 

El gol, un remate al palo de Aquino y un cabezazo de Juanjo fue el escaso bagaje ofensivo verdiblanco Sin peligro

Y al final, la paparda de la segunda mitad tuvo como consecuencia el tercer tanto de los rojiblancos con desastre defensivo visitante incluido. Un defectuoso pase al centro de Gonzalo en la línea de zagueros le llegó a Berto González, que no desaprovechó el regalo. 

El partido terminó con bronca de la afición racinguista al equipo. El cariño y la paciencia que tanto tiempo ha reinado ayer se agotó. Tras la tercera derrota consecutiva del equipo de Ángel Viadero. Pitos y reproches. El Leioa, el rival que inició esta crisis, se vuelve a poner en el camino del conjunto cántabro, el próximo domingo, para agravar o minimizar la caída en desgracia. Manolo Preciado sabía mucho de esto. Habrá que aferrarse a sus enseñanzas. «Mañana saldrá el sol». Ojalá, Manolín. Ojalá.




Verdad o Mentira 16.11.2017

Twitter