El Racing recibe su propia medicina

20/11/22


Foto: Real Racing Club

El Racing encontró como rival a un equipo como el cántabro, pero quizás más trabajado en cuestiones de orden y saber que hacer. Esto no quiere decir que los verdiblancos hayan estado mal, pero no lo suficiente  para ganar a un equipo mucho más compacto en todos los niveles de juego en un terreno de juego. Los castellanos no tuvieron prisa para golpear y así poder llevarse los tres puntos, tejieron un entramado con un 5-4-1 que hizo mucho pensar a los atacantes de Guillermo Fernández Romo.

Es indududable que el Racing sufre mucho cuando tiene que mandar en el partido, no es una crítica, es una realidad de este año y de una filosofía totalmente respetable de Guillermo Fernández Romo. El conjunto cántabro llevaba 8 jornadas sin perder con la misma metología y eso también es justo decirlo. Los locales intentaron en la primera parte buscar su juego ofensivo de lado a lado para descolocar a una ferrea defensa castellana. Posiblemente en este periodo a los puntos los santanderinos fueron mejores, pero no lo suficiente como para merecer algo más en el marcador.

En el tramo final del primer acto llegaría un momento decisivo para los cántabros, en una jugada de Iñigo Vicente en la que centraba, y Areso cortaba la trayectoria del balón con la mano, el árbitro del encuentro no dudó en absoluto y decretó la pena máxima. Pero este año el Racing no tiene fortuna de cara a materializar los penaltis. Hay maneras de tirarlos y en las dos ocasiones los santanderinos lo han hecho rematadamente mal, en esta ocasión Sekou Gassama con pierna izquierda hizo un disparo suave y previsible en el que el guardameta burgalés lo tuvo fácil para deternerlo.

No cabe duda que esta acción para los hombres de Romo supuso un bajón anímico muy importante porque veían que eran incapaces de poder perforar la telaraña compuesta por Calero. De la misma manera, hay que decir que el conjunto racinguista no dio sintomas de una debilidad clara, lo único que acontecía en el tapete de Los Campos de Sport del El Sardinero es que los castellanos eran superiores en cuanto a ese fútbol que ambas escuadras se indentifican.

En la segunda parte fue otro guion, ya que los visitantes dieron un pasito adelante y los verdiblancos para atrás. El Burgos salió mejor y en los primeros diez minutos tuvieron varios disparos desde la frontal del área y acercamientos peligrosos que hacían presagiar que podían dar un disgusto al Miquel Parera que veía desde su posición que comenzaba a tener más trabajo de lo normal. El Racing se movía con coletazos aislados, tuvo una ocasión de Gassama en un remate de cabeza que se fue ligeramente desviado pero poco más. 

El Burgos seguía a lo suyo, y en el 66´Curro desde la frontal pegaba "un pepinazo" en el que Parera poco podía hacer. Este gol dio "alas" a los hombres de Calero que comenzaron a sentirse mucho más cómodos en su juego. Por contra, los jugadores del Racing se hicieron más pequeños y sobre todo una cosa que llamó la atención ya que durante 8 jornadas anteriores no se vio, pero en esta ocasión los burgaleses consiguieron hacer que el Racing fuera un equipo bastante desordenado. 

No se tenía claridad de cara a gol, y los espacios que se creaban entre posiciones hacían que el Racing no estuviera como nos tiene acostumbrados en estas últimas semanas. Seguramente sea más mérito del Burgos que demérito del conjunto verdiblanco, pero lo que si que fue una realiadad es que estos últimos no estuvieron nada cómodos a partir de ir detrás del marcador. Tampoco ayudaron los cambios que hizo Romo, poner a Camus en la derecha es quitar peligrosidad claramente al equipo y el canterano no tuvo su día en esa posición, aunque es justo decir. que en el gol anulado por manos de Matheus, la jugada la inició él en banda derecha.

La impotencia llegó a su punto álgido cuando Iñigo llegaba tarde en una disputa y hacía una entrada que quizás pudiera ser "naranja" pero como no hay ese color en el fútbol el árbitro a instancia del VAR corrigió su decisión de mostrale tarjeta amarilla y la cambió por roja. Baja importantísima para el partido en Albacete.

En definitiva, a los puntos posiblemente haya sido una derrota justa ya que el Burgos fue mejor en la segunda parte y en la primera el Racing no llegó a hacer el fútbol que hicieron los castellanos posteriormente. Sin embargo, hay decir que el cuadro cántabro sigue teniendo alma y sobre todo no dio la sensación de estar sin rumbo. 

FICHA TÉCNICA

Racing de Santander: Parera; Dani Fernández, Pol Moreno, Rubén Alves, Satrústegui (Saul, min. 80); Íñigo, Fausto Tienza (Arturo Molina, min. 80); Mboula (Camus, min. 69), Pombo, Íñigo Vicente (Peque, min. 86); Sekou Gassama (Matheus, min. 69).

Burgos C.F.: Caro; Areso, Aitor Córdoba, Elgezabal, Zabaco, Matos; Curro (Pablo Valcarce, min. 86), Raul Navarro (Mumo, min. 65), Atienza (Borja González, min. 86), Gaspar Campos (Artola, min. 75); Alex Bermejo (Mourad, min. 75).

Goles: 0-1: Curro, min. 67.

Árbitro: Luis Mario Villa Alvendiz (Comité andaluz). Amonestó por los locales a Pol Moreno, Íñigo Vicente; y por los visitantes a Aitor Córdoba, Atienza y Mumo. También expulsó por roja directa al local Íñigo.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 16 de LaLiga Smartbank disputado en Los Campos de Sport de El Sardinero con alrededor de 13.764 espectadores en las gradas.

Crónica: David "Bossu"




radio teibafm 101.4 - Emisión online

redes sociales


      

Twitter

Galerías de fotos