Buruaga exige medidas urgentes e inmediatas para reducir unas listas de espera completamente desbocadas

13/05/22


Foto: Nacho Cubero

La presidenta del Partido Popular, María José Sáenz de Buruaga, ha exigido hoy al Gobierno regional medidas inmediatas y urgentes para reducir unas listas de espera completamente desbocadas en la sanidad pública, donde la cifra real de pacientes que esperan una operación quirúrgica alcanza los 16.485 y hay casi 11.000 personas sin cita para una consulta con el especialista.

Buruaga ha asegurado que la situación no se resuelve a golpe de parches e improvisación y ha advertido al Gobierno de que nunca conseguirá reducir las listas de espera sin un diagnóstico de situación, sin estrategia, sin respaldo presupuestario y sin medidas que tiene que adoptar ya.

“Cantabria necesita de manera urgente un plan de choque, en el corto plazo, porque las listas de espera son insoportables y los cántabros no pueden esperar más”, ha dicho la dirigente popular, quien ha anunciado que este mismo lunes el PP exigirá al Gobierno en el Parlamento un plan de adiós a la espera con objetivos rápidos y resultados rápidos para que los cántabros reciban la asistencia sanitaria que se merecen y que pagan con sus impuestos.

La dirigente popular, consejera de Sanidad en la legislatura 2011-2015, ha asegurado que jamás ha habido en Cantabria tantas personas esperando una operación quirúrgica, una consulta con el especialista o una prueba diagnóstica y esperando tanto tiempo”, por lo que el Gobierno tiene que reaccionar ya, porque no puede seguir ni un minuto más instalado en la pasividad y de brazos cruzados mientras las listas de espera alcanzan unas cifras nunca antes conocidas y no paran de crecer mes a mes.

Buruaga, quien ha comparecido en rueda de prensa acompañada por el portavoz de Sanidad y exgerente de Valdecilla, Cesar Pascual, ha recordado que, según la contabilidad oficial, Cantabria es una de las comunidades autónomas que encabeza el doloroso ranking nacional de lista de espera quirúrgica, con 13.453 pacientes a 31 de diciembre de 2021 y un tiempo medio de espera de 146,30 días. La tasa de espera es la más alta del país, 23,73 personas esperando por cada 1.000 habitantes. Más del 30 % de los pacientes llevan esperando más de seis meses, el segundo peor dato d España, y vuelve a haber pacientes con esperas de más de un año.

Además, 46.000 cántabros esperan una consulta con el especialista, con un tiempo medio que supera los 70 días, y 8.000 cántabros están en lista de espera de consultas de más de 6 meses. Las esperas también son escandalosas, en muchos casos de cientos de días, para las pruebas diagnósticas.

Buruaga ha asegurado que la realidad es mucho peor que la contabilidad oficial, porque los socialistas no gestionan las listas de espera, pero son unos fenómenos maquillando datos para disfrazar la realidad.

De acuerdo con los datos que maneja el Partido Popular, hay casi 11.000 cántabros esperando sin una cita aún para una consulta y la lista de espera quirúrgica real era, al cierre de 2021, de 16.485 pacientes.

La dirigente popular ha advertido también de que las listas de espera crecen mes a mes desde diciembre de 2021, el último dato oficial conocido, y han conseguido cronificar la lista de espera en Atención Primaria, donde nunca la hubo.

“Esta es la brillante gestión en materia sanitaria del Partido Socialista. Cifras inimaginables que, a pesar del discurso triunfalista de los sucesivos consejeros, siguen aumentando mes a mes”, ha afirmado Buruaga, quien ha advertido de que si como dice el nuevo consejero se está trabajando “a full” y las listas de espera aumentan en lugar de reducirse, algo no se está haciendo bien.

Y recordado que la historia y el fracaso se repiten, porque siempre que gobiernan los mismos, ocurre lo mismo, la última vez en el año 2011, cuando el PP heredó más de 10.000 pacientes en lista de espera quirúrgica y una espera media de 145 días.

La presidenta ha asegurado que en sanidad no hay milagros, no vale la política ficción ni funciona la propaganda y la realidad es que la Consejería de Sanidad no gestiona las listas de espera, sino que las gestionan los cántabros buscándose la vida con la Ley de Garantías.

Para el PP, no hay excusas y no vale parapetarse detrás del COVID ni echar la culpa al empedrado, porque en otras comunidades autónomas ha habido COVID y esperan la mitad de tiempo, como Madrid, e incluso menos como el País Vasco. Y tanto Madrid como el País Vasco sufrieron con mayor crueldad e intensidad la pandemia.

Y ha defendido que en el abordaje y la reducción de listas de espera no hay varitas mágicas, pero sí buenas recetas, como el Plan Integral de Reducción de Listas de Espera que puso en marcha cuando gestionó la sanidad pública con buenos resultados y que está a disposición de la Consejería.

No obstante, se ha mostrado segura de que la actual Consejería de Sanidad no tiene ni tiempo ni voluntad política de implantar un plan integral y le ha exigido una alternativa rápida y eficaz, un plan de choque de carácter coyuntural, urgente y de mínimos, que es lo que va a defender el PP en el Parlamento.

El PP reclama medidas sobre la actividad y el rendimiento, para asegurar la máxima eficiencia de los recursos asistenciales disponibles; de gestión de las listas de espera y de la demanda asistencial.

HOSPITAL DE LAREDO

La presidenta se ha referido a la situación del Hospital de Laredo, que ha calificado de muy grave porque de lo que se está hablando es de la supervivencia de un hospital comarcal, del funcionamiento de los servicios y de la calidad y seguridad asistencial, al tiempo que ha reclamado al Gobierno soluciones, porque las hay.

No obstante, ha recordado que este problema no es de hoy, puesto que hace un año se suspendió durante el verano el servicio de partos por falta de anestesistas.

Según Buruaga, la situación se ha agravado porque la Consejería deja que todos los problemas se pudran en un cajón y no tiene ni solución ni alternativas. “El Gobierno se tenía que haber puesto a trabajar hace mucho tiempo. Lo dramático es que no ha hecho nada”, ha abundado la presidenta, quien ha hecho hincapié en que lo que hay que preguntarse es por qué los profesionales se van a otras comunidades y la Consejería de Sanidad es incapaz de retenerlos.

“El problema de este Gobierno es que no planifica, no gestiona absolutamente nada, y no tiene ninguna interlocución con los profesionales sanitarios. El Gobierno está bloqueado”, ha dicho la presidenta y ha añadido que un gestor puede acertar o equivocarse, pero tiene que tomar decisiones, porque eso es lo que necesita la sanidad y porque la gestión supone que uno se desgaste y no que se desgasten los profesionales y los pacientes.


radio teibafm 101.4 - Emisión online

redes sociales


      

Twitter