Buruaga pide la devolución de un presupuesto que solo busca dar oxígeno al Gobierno a costa de asfixiar a los cántabros

24/11/22


Foto: Nacho Cubero

La presidenta del PP, María José Sáenz de Buruaga, afirma que el Presupuesto de 2023 no es el que Cantabria necesita, sino el que conviene a un Gobierno entregado al cálculo electoral.

Avisa de que el presupuesto no busca atajar la recesión y frenar la inflación, sino dar un poco de oxígeno a la coalición a costa de asfixiar a los cántabros. “Ese es su único objetivo: garantizar a socialistas y regionalistas una cómoda recta final de legislatura y preparar la campaña electoral”.

Subraya que las cuentas públicas insisten en la política de la cigarra, que han convertido Cantabria en una región rezagada y en clara desventaja en el conjunto nacional y asegura que el Gobierno PRC-PSOE pasará a la historia por ser el que hizo menos con más: mil millones de euros más al año que el último Ejecutivo del PP.

Recuerda que las familias están asfixiadas, los sueldos han perdido un 22% de poder adquisitivo, la cesta de la compra se ha incrementado en más de un 15%, las hipotecas se están disparando y la expectativa de empleo empeoran y estos presupuestos sólo garantizan que las cosas van a ir a peor, porque una política presupuestaria y fiscal como la del Gobierno no ha funcionado nunca en ningún lugar.

Frente a las falsedades del Gobierno, insiste en que no estamos ante los presupuestos más inversores de la historia, sino en el festival de las primeras piedras y las infografías puesto que son el balance de lo que el Gobierno no ha hecho en estos años y tampoco va a hacer en 2023.

Asegura que los fondos europeos, que iban a ser la palanca clave de la recuperación, son el mayor fracaso de este Gobierno, que no ha logrado encajar ni un solo proyecto tractor en los Next Generation: ni la protonterapia, ni La Pasiega, ni el MUPAC. “Lo que iba a financiar Europa, lo pagara ahora el contribuyente cántabro mientras el Gobierno da botes de alegría”.

Denuncia que lejos de bajar impuestos, el Gobierno los sube con un presupuesto apalancado en la inflación. “Nosotros no vamos a compartir un presupuesto que sube impuestos y negarse a deflactar los impuestos a la inflación es subirlos, es dejar a los cántabros sufriendo más inflación y pagando más impuestos por ella”.

Recuerda que una familia media está pagando hasta 800 euros más de impuestos y que el PP lleva meses pidiendo al Gobierno que deflacte con efectos desde enero la tarifa autonómica del IRPF a todas las rentas inferiores a 60.000 euros ajustando las retenciones en la nómina para aliviar desde ya el impacto de la inflación, pero no ha habido manera porque prefiere ir dopado a las próximas elecciones que bajar los impuestos.

Ve inmoral negarse a devolver a las familias una parte de lo que han pagado de más por la inflación cuando el Gobierno va a recibir 258 millones extra (167 por la sobrerecaudación de IVA e IRPF), y profundamente inmoral continuar engordando el gasto político, la administración y la burocracia y decir al PP que es insolidario porque no quiere pagar más impuestos.

Subraya que el presupuesto no tiene nada de social y se pregunta cómo puede presumir de política social un Gobierno que acabó 2020 con un superávit de 58 millones y 2021 con otro aún mayor, de 128. “No hay nada más antisocial en una sociedad en crisis que al Gobierno le sobre dinero por todos los costados, nada más antisocial, ante el deterioro sin precedentes de las condiciones de vida de la población, que seguir haciendo hucha con la inflación. No tiene defensa”, afirma.

La presidenta explica que la enmienda a la totalidad da testimonio de la discrepancia del PP ante unos servicios públicos esenciales infradotados que, lejos de blindar, el Gobierno está debilitando. “Presupuestar menos de lo que valen y pasarle la cuenta al siguiente es lo que pone en peligro los servicios públicos y no otra cosa”, afirma.

Recuerda que se consignan 65 millones menos de lo ejecutado en 2022 para el capítulo de personal sanitario y docente; hay un boquete de 27 millones en conciertos educativos y otro por encima de 30 en receta farmacéutica de la población y recortes del 20 por ciento en la partida de suministros básicos; del 50 en ayudas de emergencia social o el plan de lucha contra la pobreza infantil, mientras que 4.308 personas dependientes con derecho a prestación no están siendo atendidas y el Gobierno sigue vendiendo humo y prometiendo ampliar plazas concertadas que no va a poder financiar.

Advierte de que el presupuesto no avanza ni una sola solución de fondo a los problemas de una atención primaria al borde del colapso; no planifica ni ordena eficazmente los recursos humanos; no aborda la reducción de las listas de espera en atención especializa; no impulsa la mejora de las infraestructuras sanitarias y no va a permitir después de tres consejeros iniciar las obras de la unidad de protonterapia.

Dice a Revilla que, en 16 años con el PSOE, todos los consejeros de Sanidad han merecido peticiones de dimisión, lo que significa que no ha ejercido de presidente de Cantabria porque no ha nombrado a quien mejor puede gestionarla, sino a quien le manda su socio de coalición y a cada cual peor.

Frente a las mentiras del Gobierno, subraya que un Ejecutivo del PP terminó las obras de Valdecilla en un tiempo récord y volvió a colocar la financiación del hospital en los Presupuestos Generales del Estado tras años de incumplimientos del Gobierno de Zapatero. Recuerda que el Gobierno de Aznar destinó 206 millones al hospital y el de Rajoy 79.

Avisa de que, a diferencia del PRC, que va a votar sí a los Presupuestos Generales del Estado, el Partido Popular no va a dar oxígeno a un presidente rendido a los independentistas y a Bildu con tal de seguir una semana más en La Moncloa.

Concluye que la coalición de Gobierno no está centrada en gobernar, sino en dar la vuelta a las encuestas que les alejan de Peña Herbosa y, por eso, este presupuesto mal planteado, electoralista y abusivo para las clases medias y la economía real no es un instrumento de desarrollo regional, sino de campaña electoral. “Se trata de regar Cantabria con subvenciones, primeras piedras y mucha propaganda, de revalidar el Gobierno como sea y, a partir de mayo, que la gente arree”.

Pide al Gobierno que hable con los ciudadanos, los escuche y les pregunte si están hoy mejor que hace cuatro años y si creen que el PRC y el PSOE y sus presupuestos pueden solucionarlo, porque les van a contestar que no.




radio teibafm 101.4 - Emisión online

redes sociales


      

Twitter

Galerías de fotos