Opinión


17/10/22

Enrique Álvarez

  1. ¿Vientos de reacción?

    Es completamente seguro que una mayoría grande de españoles anhela un cambio político; pero no cualquier clase de cambio sino sólo aquel que devuelva a nuestro país a una senda de sensatez y racionalidad, que recupere ciertos valores tradicionales y que frene esta corriente que nos ha arrastrado a un régimen sin libertades reales y sin respeto efectivo al principio de legalidad.

    Es igualmente seguro que el cambio político va a haberlo porque es imposible detener el paso del tiempo que nos traerá elecciones, y también porque, por grande que sea la osadía y la voluntad de supervivencia de Pedro Sánchez, esta vez no caerá la breva, de aquí a un año, de un nuevo Gurtel, de una sentencia ruidosa contra el PP, o de otro macroatentado terrorista imputable a la cuenta de este partido, circunstancias ambas a las que debemos, y no a ninguna otra, la llegada al poder del socialismo en las dos ocasiones en que lo ha hecho en el siglo actual.

    La cuestión, sin embargo, es saber si ese cambio político será el que necesitamos, el tratamiento que reestablezca a esta España tan lesionada, o si sólo se tratará una vez más de unos paños calientes, un arreglo limitado al alivio temporal de los dolores económicos (y que el resto siga como está). Hay muchos indicios para temer que sea lo segundo, que el cambio que nos aguarda dentro de doce o quince meses va a afectar meramente a lo hacendístico, con algún que otro detalle en lo cultural y en la comunicación, y que veremos repetirse así la triste historia del gobierno de Rajoy. 

    Cierto que ahora hay voces en la derecha que hablan mucho de “rearme moral” y de reformas profundas, sobre todo en el campo educativo, pero un rearme de ese tipo requiere un coraje, una lucidez política y un bagaje intelectual que uno, sinceramente, no acaba de ver en ninguna de las figuras descollantes de esa derecha.

    Estamos de acuerdo la mayoría de los españoles en que una reforma en profundidad de esta situación requiere reaccionar contra la deriva antiliberal, antifamiliar, anticristiana y antihistórica que han engendrado los gobiernos socialistas y sus aliados vernáculos. ¿Se imaginan ustedes al Sr. Núñez, a la Sra. Gamarra y al Sr. Bendodo dando la cara para derogar las leyes contra la vida, contra el derecho de los padres a educar a sus hijos, contra el derecho de los maestros a impartir enseñanzas serias, contra el derecho de los profesores y universitarios a escribir y publicar con libertad intelectual? ¿Se los imaginan ustedes lidiando en el Parlamento o en los medios o en la calle contra los grupos de presión que los van a embestir con furia redoblada, y con mil y una voces, al menor amago de limitarles la financiación, ese dinero público generosísimo que utilizan para imponer por doquier sus delirantes ideas?

    Porque no nos engañemos: ¿saben ustedes lo que pasaría si el nuevo gobierno del PP, con el apoyo natural de Vox, anuncia una ley para que nunca más se imponga una visión sectaria de nuestra Guerra Civil y sus antecedentes, y otra ley para que deje de impedirse que nuestros niños conozcan la gran historia de España, con sus sombras y su luces, y otra ley para que se fomente de verdad la conciliación entre vida familiar y laboral, y otra ley para prohibir que se hagan experimentos transexuales irreversibles con los menores, y otra ley para favorecer que las mujeres no aborten, y otra ley para que nunca más los victimismos artificiales e interesados tengan una recompensa, para que se entienda de una vez por todas que ser judío o moro, homosexual o negro o indio, no es ningún demérito pero tampoco ningún mérito? ¿Saben lo que pasaría si el Sr. Núñez Feijoo, con el solo apoyo del Sr. Abascal, se decidiera a aplicar la Constitución y a sancionar duramente, por ejemplo, a aquellas comunidades autónomas que coartan el derecho a hablar y estudiar la lengua española, y también si se decidiera a imponer en todas ellas el aprendizaje de unos contenidos mínimos de nuestra historia, desde Indíbil y Mandonio hasta Azaña y Franco? ¿Se imaginan a esta derecha de ahora mismo haciendo una política de recuperación de nuestra industria, de nuestra agricultura y ganadería en lugar de hacer la política que interesa a la burocracia de Bruselas y a las grandes multinacionales anglosajonas?

    Son muy dudosos estos vientos de reacción que parecen soplar ahora en España. Tal vez no lo serían si se mirase sólo a Madrid. Cuanto más crece y progresa, Madrid parece cada vez más aislado del resto del país. Podría decirse que Madrid se ha convertido en la Isla de España. Allí no sólo hay políticos con coraje y lucidez para llevar a cabo ese cambio político, sino que hay también una ciudadanía dispuesta a luchar por el bien de esta gran nación. En el resto de las comunidades, o al menos en su mayoría, no aparecen tales políticos ni queda ya población suficiente con la conciencia no deformada por las milongas autonomistas.  

    ¿Y por qué será que las comunidades en que más prospera el separatismo son aquellas en que más prosperan también los delirios antiliberales, antifamiliares, antihistóricos y anticristianos?

radio teibafm 101.4 - Emisión online

redes sociales


      

Twitter

Galerías de fotos